Depresión

    La depresión se considera una enfermedad mental importante y muy extendida en la actualidad. 

    Durante el trascurso de la vida  nos hemos sentido con bajo humor, tristeza, abatimiento, y aunque este síntoma se considera depresión, no todos padecemos de la enfermedad.

    La depresión se convierte en trastorno clínico cuando estos sentimientos se prolongan en el tiempo e interfiere con el desempeño y las actividades cotidianas. En estas circunstancias la depresión es una condición que requiere evaluación por parte del médico especialista en psiquiatría y algún tipo de tratamiento farmacológico.


    Signos de Alarma

    Existen varios signos que pueden indicar que una persona este atravesando  por crisis   depresiva y es importante tenerlos en cuenta para detectar la enfermedad en una etapa temprana y así buscar ayuda,  evitando circunstancias y eventos lamentables. La familia y personas cercanas juegan un papel muy importante dentro del contexto del afectado y son quienes más pueden ayudarle a detectar y definir el conjunto  de síntomas que indican que se debe buscar ayuda profesional, dentro de este conjunto de signos se encuentra:

    • Irritabilidad o frustración de forma cotidiana.
    • Pérdida de interés en actividades que usualmente se disfrutaba.
    • Desinterés en el Sexo.
    • Insomnio o sueño excesivo.
    • Cambios en el apetito (disminución o  aumento de peso).
    • Agitación o inquietud. 
    • Pensamiento lento, disminución de la concentración y la memoria.
    • Fatiga, cansancio y pérdida de energía incluso para realizar  tareas simples.
    • Sentimientos de inutilidad o de culpa, culparse a sí mismo cuando las cosas no van bien.
    • Pensamientos frecuentes de  suicidio.
    • Ataques de llanto sin motivo aparente.
    • Inexplicables problemas físicos, como dolor de espalda o dolores de cabeza.

    Causas

    Las causas de la depresión son variadas, durante nuestras vidas, sufrimos decepciones, angustias, desespero, pero nuestros recursos de defensa nos impiden enfermar hasta el punto de padecer depresión mayor, sin embargo es importante fomentar la salud mental para evitar llegar a estos trastornos.
    Algunas situaciones que pueden desencadenar depresión son:

    • Situaciones traumáticas o estresantes (accidentes, pérdida del trabajo, fracaso en relaciones).
    • Enfermedad: Muchos padecimientos médicos, en especial enfermedades catastróficas y mentales, coexisten con depresión.
    • Alteraciones hormonales.
    • Alteraciones climáticas.
    • Consumo de sustancias psicoactivas.

    Tratamiento

    La depresión es una condición que requiere un tratamiento prolongado que incluye terapia psicológica y terapia farmacológica; usualmente los pacientes se sienten mejor con la medicación. Las opciones disponibles incluyen:

    • Tratamiento farmacológico con antidepresivos: Actúan sobre los neurotransmisores, alterando el paso de los impulsos nerviosos. Algunos de los tipos más comunes de antidepresivos incluyen:
      • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: Fluoxetina, Paroxetina, Sertralina, Citalopram y Escitalopram.
      • Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina: Duloxetina, Venlafaxina y Desvenlafaxina.
      • Inhibidores de la recaptación de dopamina y norepinefrina: Bupropion.
      • Antidepresivos atípicos:Trazodona y Mirtazapina.
      • Antidepresivos tricíclicos: Imipramina, Amitriptilina, Amoxapina, Clomipramina, Desipramina, etc.
      • Inhibidores de monoaminooxidasa:Tranilcipromina, Fenelzina y Selegilina.
    • Psicoterapia: Proceso a través del cual se establece un canal de comunicación con una persona entrenada en evaluación psicológica, quien le ayuda al paciente a modificar sus comportamientos y controlar síntomas leves como la desesperanza y la irritabilidad para recuperar la alegría y el control sobre la vida.
    • Soporte emocional adecuado: especialmente en tiempos de crisis, fortaleciendo las relaciones sociales, familiares y de pareja.
    • Tratamiento hospitalario: Necesario en pacientes que no pueden cuidar de sí o cuyo comportamiento representa peligro para sí mismo y las personas con quienes conviven.
    • Tratamientos no convencionales: En caso de fracasar otras alternativas de terapia, es posible recurrir a terapias en las que, por medio de impulsos eléctricos o campos magnéticos, aplicados en el sistema nervioso,  se busca mejorar el comportamiento de las neuronas y de los químicos que intervienen en  la transmisión de estos impulsos.

    Si usted piensa que sufre de depresión, evite automedicarse. Busque un especialista que le pueda orientar hacia un tratamiento completo, adecuado e integral de la enfermedad.

    Consulte con su médico.


    Bibliografía

    1. Instituto Nacional de la Salud Mental. Depresión. Publicación NIH No. SP 09 3561. Enero 2009
    2. American Psychiatric Association. Practice guidelines for the treatment of patients with major depressive disorder. 2nd ed. September 2007.
    3. NIMH Fact Sheets on Depression and Other Illnesses. Junio 2002.
    4. Mayo Clinic. Depression (major depression). http://www.mayoclinic.com/health/depression/DS00175. Recuperado mayo 26 de 2011.


Depresión, un trastorno que afecta más a las mujeres
Depresión y suicidio en Colombia